Sobre el condominio en Jacó

Sobre el condominio en Jacó

Un medio de comunicación “informa” que tengo un condominio en playa Jacó el cual cuenta con una hipoteca con Scotiabank. Mañana usted podría leer titulares como “Magistrado suspendido respira”, pero con un enfoque torcido que le haga pensar a la población que hay algo de irregular con eso.

Adquirir una propiedad mediante préstamo, a pagar en un plazo de 30 años, no tiene absolutamente nada de anómalo. Mi salario como funcionario público me permitió realizar esa inversión, sin dejar de lado que en mi casa el ingreso es mayor que el de mi salario ya que mi esposa trabaja fuera del hogar en el ejercicio de su profesión como abogada.

Los documentos de ese apartamento son públicos, están en el Registro de la Propiedad y su negociación está respaldada por todos los trámites bancarios que avalaron el crédito hipotecario.

Como he manifestado públicamente no tengo participación en sociedades, lo que tengo está a mi nombre y no tengo nada oculto, es lo que es. Mis cuentas están a la disposición de la Comisión Investigadora de los Créditos Bancarios, el Poder Judicial y mi patrimonio forma parte de la declaración de bienes que debo rendir como funcionario público.

También mi historial médico y mi vida personal es pública. Estoy entre las personas más escrutadas de este país y quien más tiene que defenderse de acusaciones sin fundamento.

Es un hecho que en momentos que se me intenta enlodar con toda clase de males, endosándome una inexistente relación con la importación de cemento, nombramientos en Juntas Directivas, modificaciones de reglamentos y felicitaciones por desembarques, todo esto es parte del combo de la mala fe.

Totalmente malintencionado

Vincular mi patrimonio con supuestos préstamos a una persona que no conozco, utilizando a una persona que conozco poco, no solo carece de fundamento, sino que es malediciente.

El señor David Patey aclaró públicamente que no me conoce y en la supuesta reunión donde Juan Carlos Bolaños solicitó que me prestara dinero no estuve, así lo confesó también el empresario norteamericano. El empresario, de forma espontánea, también indicó a los medios al salir de la comparecencia que llegó a la Asamblea Legislativa después de acordarlo así con Ottón Solís. ¿Sospechoso? Absolutamente, pero todavía más sospechoso que ahora utilizan unas declaraciones que el mismo empresario dice son difícil de creer, para indicar que la increíble solicitud de préstamo era para pagar un crédito bancario que se acababa de adquirir.

Con mis ingresos de los últimos años, es difícil llegar a comprar un apartamento de ese valor al contado, por eso se hace con un crédito hipotecario como la mayoría de la población logra hacerse de sus cosas.

A mi nadie me regala dinero ni me dan obsequios, no soy el único funcionario judicial que mediante el sistema financiero formal hace el esfuerzo de adquirir dos viviendas con hipoteca, todo acorde al ingreso y administrando bien los recursos familiares.

La vivienda que también se menciona en el reportaje, ubicada en Cartago está hipotecada, se paga mensualmente en Scotiabank y la documentación del crédito está disponible para las autoridades que consideren pertinente investigarlo.

Estoy tranquilo porque todo está claro, la intranquilidad la sienten quienes tienen que recurrir diariamente al levantamiento de falsos.

Lecturas recomendadas:

Tergiversación de lo normal por fines políticos

Denuncias inverosímiles con fines inexplicables. 

Foto por: Gewel M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s