El doble discurso y el oportunismo moral de Arroyo

El doble discurso y el oportunismo moral de Arroyo

Todo esto empezó con un ataque, lleno de falsedades contra mí proveniente de una Revista cuyo letrado, en ese momento, era presidente del Consejo Editorial, quien al leer las barbaridades que decía el artículo me envía una carta que hoy conservo donde renunciaba en el acto a la revista, porque el artículo era incluso querellable.

Luego en Colegio de Jueces y frente a otros cuatro Magistrados le externé mi molestia. Arroyo responde que no es posible, que él ni siquiera conoce la revista, lo cual era evidentemente falso y así se lo hice ver respetuosamente, ya que tanto él como su hijo escriben ahí.

Por lo que venir a indicar ahora que lo amenacé es un reflejo de su oportunismo moral, ya que hay 4 testigos calificados de que no hubo amenaza alguna sino una solicitud de explicación de lógico malestar, aunado el hecho de que se trataba de un medio que realiza manifestaciones de carácter político, lo que está prohibido para todos los funcionarios judiciales.

Fue un gran compañero

El señor Arroyo, en aquel momento, tenía otro candidato para llegar a la magistratura y estaba muy molesto por el apoyo con que tantas fracciones legislativas me dieron el honor de llegar a la Sala III.

Pero apenas entré fue gran compañero, me conmovió cuando en Corte Plena dijo que me conoce desde el vientre de mi madre a quien le reconoció el trabajo que realiza con las poblaciones privadas de libertad del país, que soy precedido por nombre y buena fama, hizo un recuento genealógico y homenajeó mi trabajo en la Fiscalía:

“usted llega a esta Corte precedido de fama, en los último años se ha destacado como jerarca del Ministerio de Seguridad Pública y sobre todo como Fiscal del Ministerio Público, recibiendo el reconocimiento y gratitud de tirios y troyanos, en un país y en una época sin nada por la controversia, la confianza y el disenso (…) Confío en la capacidad que usted ha sabido desplegar en otros ámbitos, logre concretarla en este(Acta 6-2016).

Es categórico: siempre fue buen compañero, me dio un regalo de cumpleaños, un obsequio en la navidad pasada y también un obsequio para mi familia.

La aspiración presidencial fallida

Estando en la Corte me pidió el voto, puesto que la magistrada presidenta se iba a pensionar, contesté que decidiría cuando se postularan los candidatos, no le gustó, pero tampoco nos enemistó. De camino se enfrió su proyecto porque no lo volvió a mencionar.

Él partió del Poder Judicial antes que doña Zarella, creí que iba en paz, pero se volvió irreconocible respecto al caballero que me recibió con gran discurso en Corte Plena.

Ahora cambió de discurso y sus palabras se parecen más a las letras que me atacaron una vez, bajo la dirección de su letrado.
Ahora me ataca por el mismo pasado que una vez destacó ¿Pero por qué mintió en actas de la Corte si considera que fui pésimo fiscal? Solo él sabe.

El que nunca dijo nada y hasta me pidió apoyo para la presidencia, ahora enloda mi nombre con acusaciones de falsas amenazas, pero no presenta pruebas (porque evidentemente no las hay).

Él también conoce al empresario cuestionado, porque es muy cercano a uno de sus abogados, pero en vez de molestarse con una injusta acusación plagada de suposiciones y conjeturas espurias por la que, con esa lógica, él también podría ser señalado, se une con otra acusación en mi contra, sin bases, pero en el momento adecuado.

La falsa amenaza

Nunca lo amenacé a él y menos a su familia. Es una acusación totalmente falsa y mi queja por las acciones de su subalterno fue presenciada por compañeros magistrados. Y pensé en mi fuero interno que se había resuelto como caballeros, lo que me fue confirmado por sus muestras de afecto.

Es incompresible que un juez penal abandone su puesto alegando meses después que se sintió amenazado, sin ejercer ninguna acción legal legítima para denunciar un hecho grave ya fuera en contra de su independencia como juez o de su integridad física.

Tampoco me explico el porqué dice que se fue intimidado por mí, pero en nota 13 de diciembre del 2016 nos dio su gratitud: “Quiero dejar constancia de mi más profundo agradecimiento a usted y a los compañeros y compañeras de la Corte Suprema de Justicia…” ¿También mintió ahí? ¿Cuál es el señor verdadero, el de actas o el repentinamente mediático?

El valor de la coherencia no lo practica el señor Arroyo, no sólo por su doble discurso sino por acciones deleznables para lesionar mi imagen como la distribución de memes en lo que me denigraba, que fueron recibidos por muchos amigos que me mostraron cómo desde su cuenta personal se había dedicado a distribuirlos.

Amigo de la familia

Señalar que mi condición de exdirector de la DIS lo intimidó y hacer ver que se le investigó, es triste. Con la esposa y familia han visitado la casa de mi madre, en donde yo residía, en estimo más de 100 ocasiones y viceversa.

El señor también fue vecino de cabaña en Santa María de Dota, por lo que señalar que se sintió amenazado por este joven que conoce desde que estaba en el vientre de mi madre es una bajeza sin precedentes.

Así que claro que conozco a su familia, pero no por las tendenciosas condiciones que quiere hacer ver. Esos diálogos copiados de historias de mafiosos, “sé dónde vive y quién es su familia”, pierden todo sentido cuando los personajes del cuento se conocen de toda la vida. ¿A quién quiere engañar? ¿O más importante aún, por qué?

El señor Arroyo sigue sin presentar denuncia alguna y solo meses después de haber salido del Poder Judicial sale con acusaciones en el circo mediático, cuando no tiene una posición que perder y con diez millones de razones mensuales para vivir como rey, aunque le haga daño a los demás.

Espero que en algún momento sanen sus heridas por la presidencia fallida, no fue mi culpa que no lo lograra, no hubiera perdido por un voto, y es que ya en otra oportunidad (cuando yo no estaba) la Corte Plena le “arroyó” votando por una mejor candidata.

¡El odio siempre devuelve amargos frutos y la verdad siempre sale a luz!

Leer:

Sensacionalismo y mala fe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s